Publicaciones

Revista INTERIORES – Agosto 2017

publicacion en revista


Revista INTERIORES – Diciembre 2014


logo la voz de aviles

 

Periódico La Voz de Avilés – Enero 2015                              

reformas sostenibles madrid

El respeto al medio ambiente y la ecología guían cada uno de los proyectos de la decoradora avilesina Emma Sánchez Miranda, interiorista desde hace una década y diplomada en Diseño de Producto por la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias, en Avilés, donde el lunes presentó su proyecto fin de carrera. Un baño público autosostenible que, según sus cálculos, resultaría un 35% más barato que cualquiera de los actuales.

«Es un aseo público que podría ubicarse tanto en la ciudad como en el medio de una montaña porque no necesita instalación y se autoabastece», explica Sánchez Miranda. Recogería el agua de la lluvia en un depósito y los paneles fotovoltaicos de la cubierta generarían la electricidad necesaria para su funcionamiento. Las deposiciones irían a un inodoro seco con tierra vegetal en el que se convertirían en compost, que quedaría almacenado en unos barriles dentro del baño.

Como las máquinas compostadoras necesitan al menos un metro de altura para acumular residuos y el proyecto propone una instalación sobre el suelo para evitar perforar la tierra, la interiorista recurre a unas escaleras y una rampa para discapacitados para un baño en altura.

A pesar de la apuesta por la sostenibilidad, un concepto cada vez más demandado por sociedad y administraciones, el proyecto que acaba de ver la luz no tiene de momento visos de convertirse en realidad. «Ahora mismo no tengo tiempo para vender mi proyecto», explica la avilesina, embarcada desde hace un año en Madrid en una empresa de arquitectura sostenible y eficiencia energética, GesHAB, junto a tres arquitectos. Ella se encarga del diseño de mobiliario urbano e interiores siempre con la reducción de gastos como piedra angular. «Las inversiones actuales en urbanismo público son bestiales, queda mucho por hacer», explica. Poco a poco se van dando pasos. «A la gente ahora le preocupa ahorrar, en lo que más estamos trabajando es en estudios de eficiencia energética para saber, por ejemplo, qué tipo de calefacción e iluminación se debe instalar en un inmueble de cara a reducir costes», comenta.

Uno de los proyectos más recientes de la avilesina ha sido, por ejemplo, la reforma de una tienda de ropa sostenible. Ubicada en un edificio de los años cuarenta, ha empleado materiales reciclados, mobiliario de elaboración artesanal y decoración con piedras y maderas, además de optimizar la máximo la iluminación natural y recurrir a la de bajo consumo y larga duración .

Además de estos proyectos de reforma que van saliendo, el estudio se presenta a todo aquel concurso de urbanismo público que implica la adaptación ecológica de un edificio. «Creo que en arquitectura y alimentación son los dos sectores en los que más se conoce el concepto de sostenibilidad», desde luego ella cree que en su campo, la decoración, queda mucho por investigar y avanzar. Ahora se usan maderas y barnices cada vez más naturales pero cree que los ‘bioplásticos’ -los biodegradables, procedente de fuentes renovables- tienen mucho campo aún por delante.

+ Para ver la publicación pinchar aquí +